5 mitos y leyendas de la criba curricular

Los candidatos tienen una idea preconcebida de lo que en realidad sucede en la criba curricular

Querido candidato:

Me doy cuenta de que la realidad de lo que sucede en un proceso de selección de personal, cada vez se aleja más de la idea que muchos candidatos tienen preconcebida en sus cabezas. Existen una serie de mitos y leyendas, fijos, inamovibles, que forman parte de la sabiduría popular del candidato, pero que no hacen más que perjudicar a todo aquel que se deja llevar por ellos. En las próximas líneas me gustaría romper con algunos de ellos, con el fin de ayudarte a tener mayores posibilidades de éxito. Empezaremos por algunos mitos que afectan a la criba curricular:
El proceso de selección y las 5 falsas ideas preconcebidas que todo el mundo cree ciertas sobre él

1. No hace falta mandar el CV en el momento en que se descubre una oferta. Falso

Quien no corre vuela y eso mismo ocurre en un proceso de selección de personal. Mandar el currículum cuanto antes es vital ya que muchas veces no sabes el tiempo que lleva colgada la oferta y mucho menos el tiempo que el seleccionador tiene previsto leer CV. Si quiere dedicar cuatro días y tú escribes al quinto, por ejemplo, quizás nunca llegue a leer tu candidatura, si ya localiza entre los primeros candidatos a perfiles adecuados.

Mi consejo: corre, vuela, no esperes el fin de semana para escribir, quizás será demasiado tarde para conseguir ese empleo que tanto ansías.

2. Los CV se leen en profundidad durante la criba curricular. Falso, en parte.

En un primer momento, el seleccionador lee con suma rapidez, mira a toda velocidad si los candidatos cumplen con unos requisitos mínimos y los separa por lo menos en tres grupos: cumple, no cumple y dudosos. Bien es verdad que durante el proceso de selección suele darle una segunda lectura donde analiza el CV con detenimiento.

Mi consejo: debes ser claro, si lees una oferta asegúrate de que tu Currículum Vitae refleje con nitidez que cumples con los requisitos mínimos, si hace falta destácalos en el propio CV o en el mail de acompañamiento. Sin embargo, no descuides la calidad del contenido, porque en una segunda lectura, el seleccionador se fijará bien y detectará incongruencias o posibles faltas de ortografía, que en un inicio no había visto.

3. Quien lee los CV y realiza la criba curricular conoce bien el puesto de trabajo. Falso, depende.

En muchos casos, realizas un proceso de selección puede ser algo complicado ya que a veces las empresas pequeñas no tienen un departamento de Recursos Humanos preparado para llevar a cabo dicha tarea. Entonces, una persona de administración puede realizarlo, alguien que quizás no conoce muy bien el puesto ni se le han definido muy bien los requisitos. Además, hay que pensar que debe compaginar esta función que puede implicarle mucho tiempo con su trabajo habitual, con lo cual quizás tampoco está muy motivada para hacerlo.

Mi consejo: sé claro y expresa de forma muy nítida porqué cumples con los requisitos, especialmente en las líneas que acompañan el CV, más que intentar impresionar o descolocar al lector, que en caso de duda puede tender a descartar más que a aceptar una candidatura.

4. No es real que se busque información de los candidatos a través Internet. Falso.

Durante la criba curricular sí se busca, pero es verdad que a veces por la presión del tiempo no se hace hasta que el proceso se encuentra en una fase avanzada. Es importante mostrar coherencia entre lo que indica tu CV y lo que la red social dice de ti.

Mi consejo: búscate de vez en cuando en Internet y revisa la configuración de privacidad de tus redes sociales. Si buscas trabajo, el seleccionador y la empresa que te contratará espera de ti encontrar una imagen profesional, no solamente en persona sino también en el mundo online.

5. Es absurdo contestar a ofertas, cuando el mundo laboral se mueve por contactos y “enchufes”. Falso, muy falso.

Es verdad que como en muchas cosas en la vida, tener personas que puedan hacer de puente para entrar en una empresa ayuda, no lo negaré, pero también es cierto que dichos candidatos compiten con otros anónimos para conseguir el empleo. Un buen seleccionador compara a los dos tipos de candidatos y elige al mejor.

Mi consejo: merece mucho la pena que mandes tu CV. Muchísimos puestos se cubren gracias a candidatos desconocidos, por suerte, no todo se mueve por influencias.

Espero que los consejos anteriores te hayan ayudado por lo menos a replantearte algunas ideas preconcebidas. Existen muchísimos otros mitos y leyendas que avanzaremos en otro capítulo, por lo que estate atento nuestro blog.

No hay comentarios

Agregar comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.